domingo, 7 de noviembre de 2010

Represion policial durante un concierto en el Ateneo Libertario en Villaverde (7 de Noviembre)


Contamos en este escrito los hechos acontecidos en la noche del 6 de noviembre en el Ateneo Libertario de Villaverde durante el concierto planeado para este día. Con esto queremos denunciar la actitud represiva, insolente y no menos humillante que tomó la policía hacia los que allí nos encontrábamos. No pretendemos que este escrito sea objetivo, de hecho nos remitimos a lo que vimos con nuestros propios ojos y a los que sentimos en nuestras propias pieles. Quien quiera contrastar esta información, se puede remitir a otras fuentes.

Antes de que comenzasen los conciertos se presentaron en el local unas cuatro patrullas de policía municipal para hacer acto de presencia y tener controlada la situación que acontecería esa noche. Después de retrasar los conciertos durante más de una hora con su presencia, estos se impusieron, marchándose los policías sin más dilación. Transcurrida cerca de una hora y finalizada la primera actuación algunos salimos a tomar el aire a la calle. Una vez fuera pudimos presenciar un altercado con un sujeto de apariencia ultra que portaba en su chaqueta “bomber” una bandera de España. Tras esta incidencia que no tuvo mayor trascendencia, continuamos viendo al siguiente grupo tocar. Este finalizó su actuación y dado el cargado ambiente de la sala, muchos de los que allí estábamos, quisimos salir fuera. Nos encontramos con la sorpresa de que los policías volvían a estar a las puertas del local y quienes saliesen fuera iban a ser detenidos. Nuestra sorpresa fue aún mayor cuando momentos después teníamos dentro del Ateneo un despliegue policial que superaba el número del comienzo (posteriormente se contaron 28 “agentes de la seguridad”). Estos nos hacinaron en la sala principal sin dejarnos salir de ahí bajo ningún concepto, ni situación. Posteriormente, procedieron al desalojo de la sala en grupos que no superaban las diez personas, a las que fuera se registró separando a mujeres de hombres. El trato por parte de la policía fue poco más que denigrante, llegando a llamarnos entre ellos “animales”, “cerdos”… No entraremos en juicios morales ante esto, porque cada uno de nosotros lo vivió de una manera.

Algunos preguntaron por el motivo de aquel circo montado por parte de los agentes, a lo que entre otras cosas respondieron que era por “una pelea”.

Continuaron registrando a los presentes y llevando a algunos al coche policial en el que se encontraba el sujeto del altercado identificando a sus supuestos agresores. Los agentes procedieron a la detención de algunos compañeros que, esposados, fueron dirigidos de manera individual, al resto de los coches de la zona.
Aquí debemos expresar nuestra impotencia (no menor que la del resto de compañeros que allí se encontraban) viendo cómo nos arrebataban a nuestros amigos, novios, hermanos, hijos… sin motivo real, ni justificación. Los preocupados por los detenidos nos dirigimos a preguntar a los policías por el motivo de detención o bien, el lugar al que se los llevaban. Ante estas preguntas se nos respondió con ironía, o directamente, la respuesta fue nula. La labor de información fue nefasta, nos tuvieron confundidos hasta el último momento, cosa que agravó la situación de nerviosismo, frustración e impotencia.

Queremos también hacer hincapié en la actitud ridícula e infantil en muchos casos tomada por algunos individuos de la policía, que se reían, jugaban entre ellos con un “taser” y en definitiva, con esa actitud, por más que quisieran, no se daban a respetar. Aunque hicimos uso de nuestra educación y de nuestras buenas formas, como bien todos sabemos.

Nuestros compañeros detenidos vivieron una situación precaria, dado que algunos de ellos estaban en condiciones físicas no habituales tales como : una mano fracturada (y esposada), gastroenteritis… y otras tan cotidianas como la necesidad de miccionar, cosa a la que no tuvieron derecho, orinándose algunos encima dentro de los coches patrulla.

Los detenidos fueron trasladados al Registro Central de Detenidos de Moratalaz donde nos tuvieron a familiares y amigos durante casi tres horas sin noticias de los nuestros, hasta la recepción de las pertinentes llamadas efectuadas por parte de la policía para comunicar que estos estaban “detenidos por agresión”.
En este preciso instante nuestros compañeros siguen detenidos sin pruebas de haber hecho nada bajo cargos de agresión y robo con intimidación y violencia (cabe decir que el individuo del altercado perdió durante este un anillo y una gorra).

Es estas situaciones es en las que se hace evidente la criminalización del movimiento por parte del “Estado de derecho”, en el que priman los intereses de unos cuantos, por eso creemos necesaria la difusión del conocimiento de hechos como los acontecidos la noche pasada. También se hace evidente como la policía actúa sin medida alguna en ciertos contextos, ya que estamos seguros de que porque haya un altercado a las puertas de cualquier local en una zona de distinto poder adquisitivo, este procedimiento no se toma por su parte. Es un claro ejemplo de abuso de poder y de represión del antifascismo actual.
Madrid 7 de noviembre, 2010.

Fdo. Unos de los presentes


Libertad para los compañerxs detenidos en Villaverde!!
Para que estas muestras de abuso por parte de los perros del orden y la ley no quede impunes. Agradeceria la maxima difusion de este texto tanto como de los hechos ocurridos y la accion por parte de todxs para que los mismxs sean respondidos (a la imaginacion)

 Salut


2 comentarios:

Scarleth dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Redskingirlpride dijo...

Grazias x difundir
A.C.A.B.